La realidad educativa: El nuevo Frankenstein (carta de los profesores en defensa de la Escuela Pública del IES Ítaca)

Estándar

La realidad educativa: El nuevo Frankenstein

Profesores de Educación Física dando Física, profesores de Lengua, dando Francés; profesores de Música, dando Geografía e Historia; profesores de Inglés, dando Matemáticas…Bienvenida sea la nueva calidad educativa que defiende la Consejería de Educación de Madrid. No podemos dejar de pensar en la Educación Pública sino como en un nuevo Frankenstein, creado con retales de profesores, pedazos de asignaturas, medias jornadas, tercios de jornadas, profesionales compartidos en varios centros, oquedades por falta de recursos, espacios y personal docente… En esta nueva versión del clásico de la literatura y el cine, tenemos una variación, no hay padre de la criatura sino madres obtusas y descarnadas: Alicia Delibes, Lucía Figar y Esperanza Aguirre que, con sus instrumentos, los recortes y las Instrucciones, y camufladas en un discurso aprendido de crisis económica, han dado a luz al monstruo en el que llevaban trabajando desde hace mucho tiempo.

Han conseguido crearlo en una realidad kafkiana: las Instrucciones de inicio de curso se generan sin un Reglamento Orgánico de Centros que se adecúe a ellas. Así, por poner un ejemplo, provocan que los Jefes de los Departamentos Didácticos rellenen su horario de inicio de curso desde la más absoluta ilegalidad, propuesta por la Comunidad Autónoma de Madrid. La Consejería no ha hecho su trabajo y ahora no nos deja hacer bien el nuestro. Y es que sabemos que la realidad supera a la ficción y, en este caso, con creces. También desde dicha Consejería se considera que ésta es una movilización política; entendemos que no puedan ver más allá, porque han demostrado siempre su desapego a lo público (hecho que no les impide gestionarlo) La realidad que se vive en los centros educativos no puede seguir siendo ignorada. Profesionales especializados durante seis años en una materia se ven obligados (sí, obligados) a impartir otras asignaturas para las que no están preparados. Como dicen por ahí, las afines de Figar desafinan. Aulas masificadas, donde la atención personalizada es una utopía; horarios ilegales sin tiempo para guardias, reuniones, tutorías o atención a padres; profesores compartidos entre dos o más centros en distintas localidades; institutos donde se aprovechan los espacios más inverosímiles para dar clase; alumnado de necesidades educativas especiales sin la atención que merecen; aulas de enlace disfrazadas de grupo ordinario; alumnado que aún espera a sus profesores,…

Después de provocar este caos, nos acusan de atentar contra el derecho de nuestros alumnos y, como no, de perjudicar a las familias con nuestras movilizaciones. Es fácil hablar sin escuchar a nadie, sabemos que no hay peor sordo que el que no quiere oír. Deberían asomarse a las manifestaciones, a las asambleas de padres, a las reuniones de las AMPAS, leer el comunicado de la FAPA Giner de los Ríos y atender a las múltiples reclamaciones que se les envían por escrito, a través de Registro, en todas las Delegaciones Provinciales de Educación, a pesar de lo convenientemente aleccionado que está el personal de la administración para no admitir la avalancha. Los padres pueden hablar más alto, pero no más claro. Saben que si el monstruo no resulta aterrador es porque los profesionales de la Enseñanza Pública, a pesar de todo, no escatiman esfuerzo ni tiempo. Pero la realidad es ésta. ¡Enhorabuena, señoras, ésta es su creación!

No esperen que nos conformemos. Gracias por darnos el revulsivo que nos ha hecho despertar y unirnos sin tener en cuenta las diferentes ideologías. Somos, ante todo, y óiganlo bien, Trabajadores de la Enseñanza Pública.

La marcha verde continúa y va a ser imposible pararla. Pese a quien pese.

Profesores en defensa de la Escuela Pública del IES Ítaca (Alcorcón)

Anuncios

»

  1. Pingback: Pendulo Hebreo |

  2. Amigos y amigas: soy también una trabajadora de la enseñanza pública, mis hijos están en la pública.

    Cuando nos recortaron el sueldo, fui a la huelga, por supuesto. Porque es un orgullo, no una vergüenza, ser funcionaria docente después de los años que he tardado en conseguirlo; porque soy profesora por vocación y mi trabajo es muy importante: ¿cómo le digo a mis alumnos y a sus padres que no lo es?

    A mi Comunidad no ha llegado todavía la ola de los recortes en educación, todavía, pero sabed que, por mi parte, me duele lo mismo el maltrato a la Educación Pública aquí que allí, y no lo pienso consentir.

    Acudiré a la Gran Marcha el 22, en autobús, y con mi camiseta verde. Y si alguien nos pone a botar a todos al mismo tiempo, se va a caer la Puerta de Alcalá.

    No estáis solos, un abrazo

  3. Pingback: La realidad educativa: el nuevo Frankenstein « profesorgeohistoria

  4. Tenemos razón, defendemos la enseñanza pública, la que educó a mis hijos, en colegios, institutos y Universidades públicas, y con excelentes resultados. Me movilizo para que otros padres, otras madres, otros jóvenes puedan, en el futuro seguir pudiendo elegir estudiar en la pública con unos niveles de calidad contrastados, y con unos valores de inclusión y solidaridad infinitamente mayores que los de los guetos segregacionistas a los que benefician las Sras. Delibes Aguirre y Figar. ¡Adelante!, que merece la pena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s